Federico Mitriati

Steve Jobs no era un genio natural

Cuando hablamos de Apple, a todos se nos viene a la cabeza Steve Jobs en su papel de genio fundador. 

Wozniak, cofundador de la compañía, contó en una entrevista que su socio no siempre fue un gurú del marketing y la comunicación: fueron habilidades que Jobs tuvo que desarrollar para compensar el hecho de no ser un ingeniero informático especialmente hábil.

Dijo que Jobs «Aprendió muchos principios de marketing porque no era realmente capaz, en cuanto a ingeniería de hardware y software informático», y que «Tuvo que encontrar otras áreas para hacerse importante».

Wozniak dijo que cuando su socio y él fundaron Apple, la «personalidad de Jobs cambió» de amigo amante de la diversión a alguien que se tomaba muy en serio la construcción de una empresa que cambiara el mundo. Una parte crucial de esa transformación, fue «desarrollar sus habilidades de comunicación».

«Ser el principal comunicador y el principal responsable empresarial de las cosas. Era muy bueno en eso», dice Wozniak.

Esa habilidad acabó separando a Jobs del resto de su generación de iconos tecnológicos. En una entrevista de 2020, Bill Gates dijo que estaba «muy celoso» de Jobs por ser un orador tan natural. Gates dijo que Jobs era «un genio», sobre todo por la forma en que podía inspirar a la gente, desde los clientes hasta sus propios empleados.

Probablemente era necesario que Jobs inspirara a sus empleados a hacer grandes cosas, porque era un jefe notoriamente difícil, y exigente, para trabajar. 

Entonces, según Wozniak, Jobs no era un comunicador natural. El implacable impulso de Jobs por convertirse en un comunicador y líder de éxito provenía de su deseo de ser recordado como una figura histórica importante, y esa motivación le llevó a desarrollar las habilidades adecuadas para lograrlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.